PORTADA - ED20-HT

suscríbete hoy

Recibe tu copia física o digital de nuestro magazine

Sé parte de la Comunidad

Descubre todas las oportunidades que Hola Tulum te brinda

¡Vamos a pajarear!

Por Zendy Celeste Euan Chan

Guía de turistas en interpretación ambiental Tsu’nu’un Birding Club.

¡Vamos a pajarear! es el término usado para ir a observar aves, esas maravillas de la naturaleza, y cuando te encuentras con ese mundo de plumas, quieres saber más y más de ellas.

México ocupa el onceavo lugar de diversidad. Nos encontramos en la península de Yucatán y tenemos un registro aproximado de 567 especies de aves (un 50 por cierto de todo el país), que pueden ser residentes permanentes, residentes invernales, residentes de verano, transeúntes, migratorias o endémicas.

Son muy importantes en los servicios ecológicos y en los indicadores de la salud ambiental. Son dispersoras de semillas, polinizadoras de la selva, y contribuyen a la generación de la economía con el aviturismo. Gracias a su existencia, se logra un perfecto equilibrio que evita la propagación de plagas que afectan la salud de los seres humanos.

Tangara veranera (Piranga rubra). Foto de Tommy Nature Photography.

A toda la costa de la península yucateca llegan las aves migratorias entre agosto y noviembre. Un tercio de los dos a cinco mil millones de aves, que migran desde Norteamérica hasta los neotrópicos cada año, se queda en la península o vuela sobre ella. En conjunto, 226 especies de aves migran, la mayoría cruzando el Golfo de México en un solo viaje y cubriendo una distancia de entre 800 y mil kilómetros. (Barbara Mackinnon H.)

El Día Mundial de las Aves Migratorias se celebra dos veces al año: el segundo sábado de mayo y el segundo sábado de octubre, coincidiendo con las dos grandes migraciones de aves en el mundo, que desempeñan un papel de vital importancia en el medio ambiente, aunque las actividades diarias realizadas por el hombre han causado desequilibrios y alteraciones en los ecosistemas marinos y terrestres.
De igual manera, la cacería; el tráfico de especies; la ganadería; la desforestación de la selva, los manglares y las dunas costeras; los desechos tóxicos y la agricultura masiva han destruido una gran parte de ellos, lo cual ha conllevado a la muerte de especies.

Momoto Cejas Azules. Foto de Alberto Przedecki.

Muchas especies de aves están en riesgo de extinguirse. Está en nosotros la protección y la preservación de esas aves que vuelan kilómetros y kilómetros para llegar a nuestras selvas mayas para comer, descansar y protegerse del frío. Con paciencia, puedes observarlas en la costa, los senderos, los manglares, los humedales, los parques y hasta en tu jardín.

Carpintero yucateco (Melanerpes pygmaeus). Foto de Thomea Peuvion.

Una de las aves migratorias de mis favoritas es el chipe trepador. Me encanta ver cómo camina tan rápido y con saltos se desplaza de rama en rama para atrapar a los insectos. Cuando te ve, se queda quieto y enseguida vuelve a seguir moviéndose. Los chipes garganta amarilla son los primeros en llegar y ya sabes que se acercan las demás aves que migran.

Águila elegante (Spizaetus ornatus).

¿Cómo podemos identificar a esas aves? ¡Vamos a pajarear! es una actividad de relajación, un pasatiempo divertido para convivir con otras personas y aprender de los lugares naturales que nos rodean. Para iniciar, te recomendamos respetar los senderos, las áreas naturales protegidas, las comunidades… y evita vestir con colores vivos. Toma la fotografía a una distancia moderada o sólo contempla y así aprenderás más del comportamiento del ave.

Para realizar este pasatiempo nos puede ayudar tener una guía de aves que pueda ayudarte a identificarlas con fotografías, una pequeña descripción de la especie e incluso se encuentra el nombre en español, en latín (científico), en inglés y algunos en lengua maya.
Sal a caminar por un sendero, por un jardín o por el patio de tu casa para ver a las aves y conocer su comportamiento: cómo vuelan, qué comen, de qué tamaño son, qué tipo de pico o alas o colores tienen para pasar inadvertidas. Identifica si es un ave juvenil o adulta o quiere llamar la atención buscando una compañera.

Amazilia cyanocephala. Foto de Adan Rosales.

Cuando te encuentres con las aves, tómales muchas fotos. Es fascinante.

Algunas aves que visitan la península son chipe de magnolias, chipe encapuchado, pavito migratorio, piranga roja, maullador gris, picogordo degollado, colorín azul, colorín siete colores, calandria castaña, halcón peregrino, águila elegante, playero alzacolita, avoceta americana, charrán común, pelícano blanco americano, cerceta alas azules, cigüeña americana y garza dedos dorados.La Reserva de la

Tangara veranera (Piranga rubra). Foto de Tommy Nature Photography.

Biósfera de Sian Ka’an (patrimonio de la humanidad), las lagunas y los cenotes con su vegetación son refugios de aves. Cuidemos estos ecosistemas, seamos responsables al ingresar en estos espacios y hagamos ciencia ciudadana contribuyendo a la conservación de la flora y la fauna.

Recomendamos buscar la Guía de Buenas Prácticas para la Observación de Aves de la Conabio: www.biodiversidad.gob.mx. También puedes subir el registro de las aves observadas en la plataforma www.naturalista.mx, igualmente de la Conabio.

Fotografía a los pájaros o simplemente obsérvalos para visualizar, con lujo de detalles, cada parte del cuerpo emplumado, e imaginarte de qué lugares remotos vienen volando para irradiar tanta belleza ante tus ojos.

Foto de portada: Halcón peregrino. (Falco peregrinus).

Compartir